InicioSaludSalud de la mujerMenstruación¿Es normal engordar al entrar en la menopausia?

¿Es normal engordar al entrar en la menopausia?


La Organización Mundial de la Salud define la menopausia como el “cese permanente de la menstruación, tras un período de doce meses consecutivos de amenorrea, sin causas patológicas”.1

Se produce un descenso en la producción hormonal, con desaparición de la ovulación y de la menstruación, así como de la capacidad de reproducción de la mujer. Si la mujer deja de menstruar antes de los 40 años se le llama menopausia precoz.1

Hay que diferenciar entre climaterio y menopausia. El climaterio es el tiempo de paso de vida reproductiva a no reproductiva, empieza unos años antes de la menopausia (perimenopausia) y abarca los años posteriores a esta (posmenopausia). La menopausia, por tanto, es un momento concreto de la vida y el climaterio es una etapa que puede durar 30 años.1

Hay muchos factores que determinan la aparición de la menopausia, como son: la herencia, la raza, los factores socioeconómicos, y, por supuesto, los hábitos de vida.1

Aunque es un estado fisiológico que forma parte del envejecimiento natural, lleva consigo unos cambios que afectan a la salud de la mujer. Se ven afectados el aparato urogenital, sistema cardiovascular y estructura ósea, además de producirse una serie de signos y síntomas, que abarcan todos los aspectos, incluyendo psíquicos, y afectando a sus relaciones sociales.1

El camino a la menopausia conlleva cambios en la distribución de la grasa corporal, con una tendencia a distribuirse en abdomen-tronco y aumento del perímetro de la cintura. Se produce un incremento del índice de masa corporal y del porcentaje de grasa, lo que genera el consiguiente aumento de los factores de riesgo cardiovascular.1

La falta de estrógenos provoca un descenso de la calcitonina, originando una movilización de calcio y disminución de la masa ósea. Las alteraciones del perfil lipídico causadas por la bajada de estrógenos son un aumento las lipoproteínas de baja densidad (principalmente colesterol) y un descenso de las lipoproteínas de alta densidad (HDL).1

Por este motivo, es muy importante prestar atención a la llegada de la menopausia. Entre los síntomas más comunes se encuentran: los bochornos, sudoración nocturna, disturbios del sueño, cambios de humor y, también, las alteraciones cardiovasculares, además de otros signos como la piel seca o dolores de cabeza, de espalda y articulares. 2

Es importante adquirir unos hábitos saludables que incluyan una dieta equilibrada y la práctica de ejercicio regular.1 A continuación, la Dra. Ester Martínez Lamela, nos indica 3 recomendaciones:

  • Potenciar un mayor consumo de alimentos ricos en fibra, fruta, verdura, pan y pastas integrales, frente a aquellos con grasas saturadas.

  • Evitar bebidas excitantes como el café o algunos refrescos, que además son muy ricos en azúcares, los alimentos procesados y los hábitos tóxicos como el tabaco o el consumo frecuente de alcohol.

  • Se debe hacer unos 150 minutos a la semana de ejercicio moderado o 75 minutos de ejercicio aeróbico, o una combinación de ambos.

Referencias

  1. Magán, M. López, M. y Aguilera, M. Descripción de los cambios físicos, endocrinos y psicológicos de la mujer durante el proceso de la menopausia. ASUNIVEP. 2016. Vol 1. p. 162-167.

  2. Canto, T. Los síntomas en la menopausia. Revista de Endocrinología y Nutrición. 2006. Vol. 14 (3) pp 141-148

Autora: Dra. Ester Martínez Lamela. Ginecología y Obstetricia. Hospital Universitario Infanta Leonor, Madrid.

PP-LOE-ESP-0081 12/22