Importancia del cumplimiento terapéutico

Es obligatorio seguir estrictamente las recomendaciones del médico a lo largo de todo un tratamiento, ya que de lo contrario se corre el riesgo de agravar la situación y aumentar así la posibilidad de ingreso hospitalario.

En tratamientos de larga duración suele ser normal que el paciente se relaje y no cumpla con las dosis o el horario de tomas. Puesto que estos tratamientos de larga duración suelen ser de pacientes con enfermedades crónicas tales como SIDA, dolencias cardiovasculares, etc… la no cumplimentación del tratamiento puede tener consecuencias muy graves.

Hasta hace muy poco no se tenía como causa principal de ingreso hospitalario el incumplimiento terapéutico. A través de una exhaustiva tarea de investigación se ha descubierto que, en un alto porcentaje, un adecuado cumplimiento terapéutico hubiese evitado un agravamiento de la sintomatología y en consecuencia un ingreso hospitalario.

El incumplimiento puede ser por abuso, omisión o uso errático. Es frecuente que algunos pacientes tomen dosis más altas del medicamento o reduzcan los tiempos de toma, de modo que les afecte negativamente.

No existen estadísticas fiables sobre quiénes son los pacientes más propensos a incumplir el tratamiento. Por lo general los enfermos crónicos, que deben tomar mucha medicación, suelen desalentarse a la larga.

También influyen los hábitos de la vida actual, con la presión del horario laboral, que suele impedir seguir un determinado tratamiento farmacológico.

A los niños, los adolescentes y los ancianos les cuesta también seguir adecuadamente su tratamiento.

Suele haber graves dificultades con pacientes que no están viviendo con sus familias, o con los que no aceptan su enfermedad.

El médico ha de explicar bien a estos pacientes de riesgo la importancia de cumplir correctamente con su tratamiento, y realizar entrevistas periódicas con el fin de observar su evolución e insistir sobre ello. También el farmacéutico puede asesorar sobre este asunto y hacer un seguimiento en determinados casos. Es muy positivo mantener una buena relación con los médicos y el personal sanitario implicado en el tratamiento de la enfermedad crónica.

Los expertos recomiendan asociar la toma de los medicamentos con alguna acción cotidiana “alegre”, ya que mecanismos tales como las alarmas no suelen funcionar a largo plazo.

Otros aspectos a tener en cuenta son los siguientes:

  • La vía parenteral asegura mejor cumplimiento que la oral.
  • A mayor número de medicamentos, peor cumplimiento.
  • A menor número de tomas de medicación diarias, mejor cumplimiento.
  • A mayor complejidad de la prescripción empeora el cumplimiento.
  • Una mala explicación de la pauta reduce el cumplimiento.

Existen estudios que evidencian que la no cumplimentación del tratamiento resulta económicamente negativa tanto al paciente como al servicio sanitario, y por eso los sistemas de salud en la actualidad están realizando campañas para concienciar sobre este aspecto tanto a pacientes como a los profesionales de la salud.