Caducidad y reciclaje

Problemas de mantener medicamentos innecesarios en el hogar

El motivo por el cual es importante revisar periódicamente los medicamentos que se encuentran en casa es que éstos pueden causar daños indeseados. Guardando sólo los necesarios, se reducen las posibilidades de riesgo.

Los medicamentos almacenados en casa

En todas las casas pueden encontrarse dos tipos de medicamentos:

  • Aquellos que forman parte de un botiquín básico, como analgésicos, anti-inflamatorios, protectores del estómago, etc…
  • Aquellos que forman parte de un tratamiento específico por una determinada sintomatología.

Cuando adquiera un medicamento, ya sea para botiquín o para un tratamiento, manténgalo en la caja de origen y sin variar su envasado. Muchos medicamentos tienen la fecha de caducidad en la caja, y es también aconsejable mantenerlos en sus envases de origen para mantenerlos en buenas condiciones. También de este modo evitará confundir un determinado medicamento con otro y reducir así riesgos para su salud.

Los medicamentos del primer grupo, los de botiquín, han de revisarse al menos dos veces al año para comprobar que no se ha pasado la fecha de caducidad. Esta fecha de caducidad es orientativa: los laboratorios farmacéuticos reconocen que, como máximo, el medicamento está en condiciones de ser utilizado hasta 6 meses después de su fecha de caducidad.

En el caso de que se ingiera un medicamento cuya fecha de caducidad ha concluido, el paciente no corre gran peligro excepto con determinados fármacos como la nitroglicerina, la insulina y algunos antibióticos. Lo que realmente se ve afectado por la caducidad es la efectividad de los componentes del medicamento, que reducen su poder curativo a medida que pasa el tiempo.

Esa efectividad también se puede ver perjudicada por el almacenamiento, punto que está tratado en otra sección de esta web.

Los medicamentos del segundo grupo, específicos de un tratamiento, han de desecharse en cuanto ese tratamiento indicado por un médico haya concluido. De este modo, reduciremos las posibilidades de automedicación e intoxicación.

Tanto los medicamentos del primer grupo como los del segundo no se tiran nunca a la basura, sino que se desechan llevándolos a los puntos SIGRE que están en cada farmacia.

¿Qué son los puntos SIGRE?

Los puntos SIGRE son unos depósitos de recogida de medicamentos caducados y de final de tratamiento que forman parte del Servicio Integral de Gestión y Reciclaje de Envases(SIGRE).

El SIGRE es una entidad sin ánimo de lucro, pionera en España, que se encarga de recoger medicamentos desechables, esto es, los que sobran tras finalizar un tratamiento o medicamentos caducados.

Los medicamentos, tanto por sus componentes como por sus envases, son altamente contaminantes y dañan el medioambiente. La gestión del SIGRE se encarga de su correcto reciclaje y eliminación.

Es fundamental para la salud de la naturaleza y del paciente revisar el botiquín y desechar aquellos medicamentos que estén caducados o no vayan a volver a utilizarse.

El SIGRE no sólo recicla los envases de modo adecuado para cuidar del medioambiente, sino que también elimina de modo apropiado las substancias farmacológicas que se encuentran en ellos. Por esta razón los medicamentos no deben nunca ser depositados en el cubo de basura casero.