Los derechos del paciente

Fecha actualización: 04/07/2005
Pfizer España

a) El derecho a la protección a la salud, un derecho humano reconocido internacionalmente

Hoy día, el derecho de protección a la salud está considerado, en el ámbito internacional, como uno de los derechos básicos del ser humano y está incluido en el elenco de los derechos económicos, sociales y culturales. Sólo el goce de estos derechos mínimos permite que una persona pueda disfrutar, de forma plena y en condiciones de igualdad, de otros derechos también fundamentales: los derechos civiles y políticos. Los problemas de salud, o las limitaciones tanto físicas como psicológicas, pueden resultar obstáculos, a veces insalvables, para el deseable ejercicio de los derechos civiles y políticos.

Son varias las declaraciones internacionales que reconocen el derecho de todo ser humano a la protección de su salud. De forma concisa, resulta conveniente resaltar las siguientes:

  • La Constitución de la Organización Mundial de la Salud, de 1946, que declara expresamente que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”.
  • La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, que reconoce que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que la asegure, así como a u familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios...” (art. 25 de la Declaración).
  • El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, que concreta:
    1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental.
    2. Entre las medidas que deberán adoptar los Estados Partes en el Pacto, a fin de asegurar la plena efectividad de este derecho figurarán las necesarias para:
    1. la reducción de la mortalidad infantil y el sano desarrollo de los niños
    2. el mejoramiento en todos sus aspectos de la higiene del trabajo y del medio ambiente
    3. la prevención y el tratamiento de las enfermedades epidémicas, endémicas, profesionales y de otra índole y la lucha contra ellas
    4. la creación de condiciones que aseguren a todos asistencia médica y servicios médicos en caso de enfermedad.”

En los próximos meses, es de esperar que los europeos aprobemos el texto de un nuevo “Tratado por el que se establece una Constitución para Europa”, que reconoce, entre los “Ámbitos en los que la Unión puede decidir realizar una acción de apoyo, coordinación o complemento” (Capítulo IV de la parte III del Tratado, “De las políticas y el funcionamiento de la Unión”), la “Salud Pública” (Sección 1; art. III-278).

De forma sencilla, cabe afirmar que básicamente la Unión Europea se reserva las funciones de impulsar la coordinación entre los Estados miembros; de organizar el intercambio de mejores prácticas y preparar los elementos necesarios para el control y la evaluación periódicos; de complemento de las políticas nacionales; y de propiciar, junto a los Estados miembros, la cooperación con los terceros países y con las organizaciones internacionales competentes en materia de salud pública.

Asimismo, la Constitución Europea establece, en el mismo art. III-278, que la ley o ley marco europea dispondrá:

  • a: medidas que establezcan normas elevadas de calidad y seguridad de los órganos y sustancias de origen humano, así como de la sangre y derivados de la sangre; estas medidas no impedirán a ningún Estado miembro mantener o instaurar medidas de protección más estrictas;
  • b: medidas en los ámbitos veterinarios y fitosanitario que tengan directamente como objetivo la protección de la salud pública.
  • c: medidas que establezcan normas elevadas de calidad y seguridad de los medicamentos y productos sanitarios;
  • d: medidas relativas a la vigilancia de las amenazas transfronterizas graves para la salud, la alerta en caso de tales amenazas y la lucha contra ellas.

Asimismo, la “ley o ley marco europea podrá también establecer medidas de fomento destinadas a proteger y mejorar la salud humana y, en particular, a luchar contra las pandemias transfronterizas, así como medidas que tengan directamente como objetivo la protección de la salud pública en lo que se refiere al tabaco y al consumo excesivo de alcohol, con exclusión de toda armonización de las disposiciones legales y reglamentarias de los Estados miembros.”

Por último, “la acción de la Unión en el ámbito de la salud pública respetará las responsabilidades de los Estados miembros por lo que respeta a la definición de su política de salud, así como a la organización y prestación de servicios sanitarios y atención médica. Las responsabilidades de los Estados miembros incluyen la gestión de los servicios de salud y de atención médica, así como la asignación de los recursos que se destinen a dichos servicios.”

b) En concreto, los Derechos de los Pacientes en España

Después de una larga andadura, España ha recogido, de forma sistemática, los derechos de los pacientes en una declaración que lleva el nombre de “Carta de los Derechos de los Pacientes”, y que expone los siguientes derechos:

  1. Derecho a recibir atención médica adecuada: el paciente tiene derecho a que la atención médica se le otorgue por personal preparado de acuerdo a las necesidades de salud y a las circunstancias en que se brinda la atención; así como a ser informado cuando requiera referencia a otro médico.
  2. Derecho a recibir trato digno y respetuoso: el paciente tiene derecho a que el médico, la enfermera y el personal que le brinden atención médica se identifiquen y le otorguen un trato digno, con respeto a sus convicciones personales y morales, principalmente las relacionadas con sus condiciones socioculturales, de género, de pudor a su intimidad, cualquiera que sea el padecimiento que presente, y se haga extensivo a los familiares o acompañantes.
  3. Derecho a recibir información suficiente, clara, oportuna y veraz: el paciente, o en su caso el responsable, tienen derecho a que el médico tratante le brinde información completa sobre el diagnóstico, pronóstico y tratamiento; se exprese siempre de forma clara y comprensible; se brinde con oportunidad con el fin de favorecer el conocimiento pleno del estado de salud del paciente y sea siempre veraz, ajustada a la realidad.
  4. Derecho a decidir libremente sobre su atención: el paciente o en su caso el responsable, tienen derecho a decidir con libertad, de manera personal y sin ninguna forma de presión, aceptar o rechazar cada procedimiento diagnóstico o terapéutico ofrecido, así como el uso de medidas extraordinarias de supervivencia en pacientes terminales.
  5. Derecho a otorgar o no su consentimiento válidamente informado: el paciente o en su caso el responsable, en los supuestos que así lo señale la normativa, tiene derecho a expresar su consentimiento, siempre por escrito, cuando acepte sujetarse con fines de diagnóstico o terapéuticos, a procedimientos que impliquen un riesgo, para lo cual deberá ser informado en forma amplia y completa en qué consisten, de los beneficios que se esperan, así como complicaciones o eventos negativos que pudieran presentarse a consecuencia del acto médico. Lo anterior incluye las situaciones en las cuales el paciente decida participar en estudios de investigación o en caso de donación de órganos.
  6. Derecho a ser tratado con confidencialidad: el paciente tiene derecho a que toda la información que exprese su médico, se maneje con estrictas confidencialidad y no se divulgue más que con la autorización expresa de su parte, incluso la que derive de un estudio de investigación al cual se haya sujetado de manera voluntaria; lo cual no limita la obligación del médico de informar a la autoridad en los casos previstos por la ley.
  7. Derecho a contar con facilidades para obtener una segunda opinión: el paciente tiene derecho a recibir por escrito la información necesaria para obtener una segunda opinión sobre el diagnóstico, pronóstico o tratamiento relacionados con su estado de salud.
  8. Derecho a recibir atención médica de urgencia: cuando está en peligro la vida, un órgano o una función, el paciente tiene derecho a recibir atención de urgencia por un médico, en cualquier establecimiento de salud, sea público o privado, con el propósito de estabilizar sus condiciones.
  9. Derecho a contar con un expediente clínico: el paciente tiene derecho a que el conjunto de los datos relacionados con la atención médica que reciban sean asentados de forma veraz, clara, precisa, legible y completa en un expediente que deberá cumplir con la normativa aplicable y cuando lo solicite, obtener por escrito un resumen clínico veraz de acuerdo al fin requerido.
  10. Derecho a ser atendido cuando se inconforme por la atención médica recibida: el paciente tiene derecho a ser escuchado y recibir respuesta por la instancia correspondiente cuando se inconforme por la atención médica recibida de servidores públicos o privados. Así como tiene derecho a disponer de vías alternas a las judiciales para tratar de resolver un conflicto con el personal de salud.”

(Explicación de los derechos del paciente en la Ley General de Sanidad y en la Ley General de Consumidores y Usuarios).

c) Qué hacer si...

Algunos de los supuestos más comunes de reclamación:

  • Reclamación y sugerencias en materia de asistencia sanitaria.
  • Reintegros y compensaciones de gastos de asistencia sanitaria.
  • Autorización de asistencia sanitaria en centros sanitarios de países europeos comunitarios.
  • Solicitudes de libre elección de médico general, pediatra y especialista.

Las diferentes vías de defensa de los derechos del paciente:

  • Reclamación en el mismo hospital o centro de asistencia sanitaria.
  • Reclamación ante la Administración Sanitaria.
  • Reclamación ante los Tribunales, en las diferentes jurisdicciones.
  • Posible queja ante el Defensor del Pueblo y homólogos autonómicos.
  • El Defensor del Paciente de la Comunidad de Madrid y figuras afines.

Información relacionada

Otras legislaciones

Revise otras legislaciones que atañen al mundo del medicamento.

Turismo internacional y salud

En la historia de la humanidad nunca se había llegado a tener la capacidad de viajar con tanta frecuencia, de forma tan rápida, y a lugares tan lejanos.

Otros organismos de salud internacionales

Conozca más a fondo la OMS la la OPS y la FAO

Guía de hospitalización

En los servicios de admisión de los hospitales suelen encontrarse folletos gratuitos en los que se indica, tanto al paciente como a sus familiares, recomendaciones generales y normas que han de cumplirse mientras dure la estancia en el hospital.

El tabaquismo en nuestra sociedad

El científico británico Richard Peto, una autoridad mundial en el estudio del consumo de tabaco, utiliza un ejemplo para explicar los riesgos que asumen los fumadores. Coge una moneda, la tira al aire y la recoge con la palma de la mano. Cara o cruz: ese es el riesgo que tienen los fumadores habituales de morir a causa del tabaco, (50%). Así de sencillo y contundente.

Organismos europeos

El Ministerio de Sanidad y Consumo español establece sus relaciones con organismos internacionales a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional, que depende del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Consejerías de salud de las comunidades autónomas

Consulte las webs de las principales Consejerías de salud de las comunidades autónomas.

Política sanitaria vigente internacional

Revise diversa documentación concerniente a la política sanitaria vigente internacional

La salud como derecho fundamental

En la mitad del siglo pasado, en torno a 1950, surgieron a nivel internacional diversas declaraciones que defendían los Derechos Fundamentales del Ser humano, esto es, derechos positivos, inherentes a la propia naturaleza del hombre, que bajo ningún concepto debían ser cuestionados y que todos los seres humanos debían gozar.

Sistema Nacional de Salud

La Constitución de 1978 reconoce en su artículo 43 el derecho a la protección de la salud, encomendando a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas, por un lado, y de las prestaciones o servicios necesarios, por otro.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694