Trastornos más frecuentes de la alimentación en la edad escolar

Fecha actualización: 07/09/2007

Dra. Cristina Azcona San Julián
Especialista en Pediatría
Consultor Clínico. Departamento de Pediatría
CLINICA UNIVERSITARIA DE NAVARRA

En esta etapa los trastornos que con mas frecuencia podemos observar en la alimentación del niño son el aumento de apetito que se observa en ocasiones en algunos escolares y que si no se controla la ingesta sobretodo en lo que se refiere a la calidad de los alimentos puede ser el origen de una obesidad. Por ello si el niño muestra un aumento de apetito de forma exagerada se le deberá de ofrecer alimentos que le sacien pero que sean de bajo contenido calórico, como verduras y frutas cuando el niño quiere comer algo entre comidas. Por ejemplo, si quiere algún "snack", se le puede ofrecer pepinillos o cebolletas, en vez de bolsas de patatas fritas o similares que contienen abundantes grasas y por lo tanto un elevado aporte energético. Además habrá que moderar el consumo de hidratos de carbono y grasas. Es además muy importarte animarles a que empiecen a realizar ejercicio físico de forma regular en vez de ver la televisión. Ya que el sedentarismo en un niño con un apetito exagerado le va conducir a una obesidad importante. La introducción temprana a los deportes de competencia también puede influenciar de una forma positiva hacia la alimentación. Es además en esta época cuando el niño habrá de aprender nociones básicas de nutrición y salud en forma de juego que le hagan comprender la importancia de realizar una alimentación saludable para evitar las enfermedades cardiovasculares, la diabetes del adulto y la obesidad.

Otro trastorno que vemos con frecuencia a esta edad es el niño vomitador. Hay niños que tienen especial facilidad para vomitar, sobretodo en circunstancias de estrés o problemas psicológicos en la edad escolar. Muchos de estos niños además tienden a producir cuerpos cetónicos al precisar utilizar sus reservas de grasa cuando han agotado ya las reservas de glucógeno, situación que favorece la persistencia del vómito. Para evitar la producción de cuerpos cetónicos y de vómitos hay que intentar mantener una ingesta alta y frecuente de hidratos de carbono de absorción lenta (pasta, arroz, pan, legumbres...)

El dolor abdominal crónico de origen, en la mayor parte de los casos psicógeno en esta edad es otro de los problemas que puede afectar a la ingesta, principalmente del desayuno. Muchas veces debido a las prisas a la hora del desayuno y el estrés que para estos niños puede suponer el enfrentarse a la escuela de forma diaria, los niños reaccionan somatizando sus problemas en forma de dolor crónico abdominal. Tras realizar las exploraciones oportunas se descarta su origen orgánico y en la mayor parte de los casos se encuentra un problema en la familia o en la escuela que es el origen del problema. La ayuda de un psicólogo es imprescindibles en estas situaciones.

La infecciones de vías aéreas superiores, tan frecuentes en esta etapa, aunque en disminución en relación con el niño preescolar, pueden también disminuir el apetito. Será necesario un estudio adecuado para valorar la necesidad de una amigdalectomía en los casos mas severos, en los que las infecciones repetidas, alteren la escolaridad del niño y su estado de nutrición

Mitos

Necesidad de suplementos de vitaminas y minerales: en un niño sano que realiza una ingesta adecuada no es necesario administrar suplementos de vitaminas. Sólo en algunas circunstancias especiales, como en el caso de niños deportistas de competición o niños con enfermedades crónicas que precisan el seguimiento de una dieta que no cumple los requerimiento de la RDA, será necesario suplementar.

Sesos y vísceras: En general los sesos no son recomendables por su abundante contenido de colesterol. Las vísceras como el hígado contienen abundante hierro, pero no hay porque insistir en su ingesta siempre que el niño ingiera hierro por medio de otras fuentes como algunas legumbres, frutos secos, carne roja, etc.

Muchas personas piensan que el niño debe de ingerir leche en cantidades exageradas para promover su crecimiento. Los requerimientos necesarios en esta edad son de unos dos vasos de leche al día. Si al niño no le gusta la leche lo podría sustituir con otros derivados lácteos, aunque no tienen la misma composición exactamente. En general la leche debe de ser entera, salvo en circunstancias especiales de obesidad en las que se podría dar leche semidesnatada o desnatada, teniendo siempre en cuenta que puede ser necesario en esto casos la suplementación con vitaminas liposolubles. Hay muchos niños que rechazan la leche y pueden tener algún motivo para hacerlo, por ser intolerantes a la lactosa. Por lo tanto siempre que se de esta circunstancia se debe de acudir a un especialista en pediatría que descarte este tipo de alteración.

Documento avalado por:
Clínica Universitaria. Universidad de Navarra

Información relacionada

Evitar el estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. Podemos entenderlo como una sobrecarga para el individuo, que depende tanto de las demandas de la situación  como de los recursos con los que cuenta el individuo para afrontar dicha situación.

Posición lateral de seguridad

La posición lateral de seguridad o de recuperación se usa en caso de que el paciente se halle inconsciente con presencia de respiración y pulso.

Reanimación cardiopulmonar

La reanimación cardiopulmonar es el conjunto de maniobras que se realizan para asegurar el aporte de sangre oxigenada al cerebro. Es fundamental que se realice de una manera rápida, exacta y eficaz.

Cuidados después de cirugía de la mama y de la axila

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer.

Consejos para aliviar el reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico describe el paso de contenido desde el estómago al esófago.

Consejos para un paciente crónico encamado

Son zonas que hay que cuidar y vigilar, ya que ante casos de inmovilidad pueden aparecer úlceras por decúbito, si la presión en esas zonas es prolongada.

Nutrición y lactancia

Se entiende por lactancia el primer periodo de la vida que comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta única y exclusivamente de la leche materna.

Nutrición y embarazo

En la mujer embarazada y en el período de lactancia existe un cambio en los requerimientos de energía, proteínas, vitaminas y minerales, orientadas al desarrollo fetal óptimo y a la posterior producción de entre 500-700 cm3 leche/día de alto valor energético y de micronutrientes.

Nutrición en la infancia

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos.

Nutrición en la edad escolar

El periodo escolar comienza a los 6 años, momento en el que el niño inicia la escuela, y termina con la aparición de los caracteres sexuales secundarios (comienzo de la pubertad), generalmente hacia los 12 años, aunque este momento puede variar, por alargarse en algunos niños la etapa prepuberal y por las diferencias que existen entre los niños y niñas en cuanto al inicio de la pubertad.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694