Prevención del cáncer de colon

Fecha actualización: 24/10/2007

Dr. Maria Teresa Betés Ibañez
Especialista en Digestivo
Colaborador Clínico. Servicio de Digestivo
CLINICA UNIVERSITARIA DE NAVARRA

El colon o intestino grueso está al final del tubo digestivo. Su principal función es disminuir el volumen de las heces (mediante la absorción de agua) y almacenarlas, para posteriormente eliminarlas en el momento más oportuno.

Cáncer de colon

En la actualidad, el cáncer de colon y recto -o cáncer colorectal- es la segunda causa de muerte por cáncer, detrás del cáncer de mama en la mujer y el de pulmón en el hombre. La curación del cáncer de colon depende fundamentalmente del estadio en el que se diagnostica: si se detecta en fases iniciales se consigue una curación completa en la mayoría de los casos; cuando se diagnostica en fases avanzadas sólo un pequeño porcentaje de pacientes sobreviven 5 años. Con medidas preventivas se puede disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de colon. Por eso es conveniente conocer los factores de riesgo, los síntomas y los métodos que pueden permitir diagnosticar este cáncer en estadios en los que es curable, incluso prevenir su aparición.

El cáncer de colon se desarrolla a partir de lesiones no cancerosas, llamadas pólipos adenomatosos. Un pólipo es una protrusión en la mucosa del colon, que podríamos comparar con las verrugas de la piel. Crece lentamente a lo largo de los años. La mayoría de las personas no presentan pólipos antes de los 50 años de edad. Algunos pólipos pueden evolucionar a cáncer (tras crecimiento a lo largo de varios años) y otros no. Una forma de prevenir el cáncer de colon consiste en saber si existen estos pólipos y, en caso de que así sea, extirparlos antes de que sean malignos. Se ha demostrado que la extirpación de estos pólipos previene el cáncer de colon.

¿Cómo saber si tengo riesgo de padecer cáncer de colon?

Cada persona tiene un riesgo individual de padecer cáncer de colon. Este riesgo depende de muchos factores y algunos de ellos están claramente establecidos.

  1. Una persona tiene un riesgo «estándar» de padecer cáncer de colon si tiene más de 50 años y no presenta ninguno de los factores de riesgo que se exponen a continuación.
  2. Una persona tiene un riesgo aumentado, con respecto a la población general, de padecer cáncer de colon si:
    • tiene antecedentes personales de cáncer de colon o de pólipos adenomatosos.
    • tiene historia familiar (padres, hermanos y / o hijos) con cáncer de colon o pólipos adenomatosos.
    • tiene antecedentes familiares de múltiples cánceres, especialmente de mama, ovario y útero.
    • si ha sido diagnosticado de enfermedad inflamatoria intestinal crónica (colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn).

Existen también algunas enfermedades hereditarias que suponen un riesgo muy aumentado de desarrollar cáncer de colon, pero son muy poco frecuentes.

Otros factores que pueden suponer un mayor riesgo son:

  • Dieta pobre en fibra y rica en grasas
  • Vida sedentaria.


¿Cuáles son sus síntomas?

En general, el cáncer de colon en su inicio no tiene por qué provocar ningún síntoma. Sin embargo, en su evolución, puede originar:

  • Sangrado rectal: se manifiesta por sangre roja (aunque puede ser oscura) con la deposición.
  • Cambios en el ritmo intestinal, principalmente estreñimiento brusco, o deposiciones acintadas.
  • Dolor abdominal bajo.
  • Distensión abdominal.
  • Molestias abdominales con urgencia en la deposición o sensación de necesidad de defecar sin deposición subsiguiente.
  • Pérdida de peso no justificada por disminución de la ingesta.
  • Cansancio por anemia secundaria al sangrado

La aparición de cualquiera de estos síntomas debe considerarse un motivo de consulta médica. Es importante tener en cuenta que no son específicos y pueden aparecer sin que se encuentre ninguna enfermedad de importancia, pero el significado de estos síntomas lo debe establecer el médico.

¿Es conveniente seguir algún programa preventivo?

Los motivos que han llevado a las sociedades médicas a plantear la opción de un programa preventivo son:

  • La posibilidad de diagnosticar un cáncer cuando está en fases iniciales y, por lo tanto, curable (frecuentemente en estos casos no da síntomas).
  • La posibilidad de detectar y extirpar lesiones pre-cancerosas (pólipos adenomatosos), evitando de esta forma su evolución a tumor maligno.


¿Qué tipo de medidas preventivas o de diagnóstico precoz existen en la actualidad?

Existen varias alternativas. La elección entre una y otra depende de la decisión de cada persona convenientemente informada por su médico. En principio, como norma general, es recomendable iniciar alguna de estas medidas en la población general a partir de los 50 años, o antes en el caso de que existan factores de riesgo.

  1. Tacto rectal: es parte de la exploración física general.
  2. Test de sangre oculta en heces: permite detectar pequeñas cantidades de sangre en las heces, que no son identificables a simple vista. Se puede realizar en casa y enviar las muestras a un centro médico. Es importante seguir las instrucciones para que sea eficaz, ya que el resultado puede no ser acertado por múltiples causas. Además, para conseguir buenos resultados en cuanto a prevención, es necesario realizar este test al menos con frecuencia bianual. En caso de que el test sea positivo, es necesario realizar otras exploraciones para detectar la causa del sangrado.
  3. Sigmoidoscopia: consiste en la introducción de un tubo flexible a través del ano, que tiene un sistema de vídeo en su extremo y permite ver de esta forma la pared intestinal, en una longitud concreta (la porción izquierda del colon). Se pueden detectar y tratar pólipos o cáncer en la parte de colon explorada. Esta prueba requiere una preparación para limpiar el colon, y permitir una mejor visualización de la pared. Produce molestias abdominales por aire introducido a través del tubo, que en general no son muy importantes y no precisan sedación. La existencia de lesiones puede hacer necesaria una exploración completa del colon.
  4. Colonoscopia: se utiliza un tubo flexible, similar al anterior, pero más largo, y se ve la pared de todo el colon. Requiere una mayor preparación (limpieza) del colon, y produce más molestias que la sigmoidoscopia, por lo que frecuentemente se utilizan diversos tipos de sedación. Al ver todo el colon puede detectar y tratar lesiones en cualquier tramo de éste.
  5. Enema opaco: se introduce una sustancia por el ano que es visible con rayos X. Se rellena de esta forma el colon y se sacan radiografías. Podría compararse con el negativo de una fotografía. Existen diversas técnicas que permiten mejorar su resolución. Permite solamente detectar lesiones, pero no es posible tomar muestras de éstas ni extirparlas, por lo que, en caso de encontrarse alguna alteración, es necesario realizar exploraciones complementarias. Requiere una preparación similar a la de la colonoscopia y produce algunas molestias abdominales por el material de contraste y el aire introducidos, aunque son molestias en general más leves que las originadas por la colonoscopia.
  6. Otras exploraciones: en la actualidad se están desarrollando técnicas cuyo objetivo es ver la pared del colon en su totalidad, disminuyendo las molestias asociadas a la realización de una colonoscopia. Es el caso de la llamada «colonoscopia virtual», que es una técnica radiológica que permite ver el interior del colon sin necesidad de introducir un tubo a través del ano. Sin embargo, aunque es una técnica prometedora y ya muy desarrollada, su utilidad en este campo todavía no está plenamente consolidada.
  7. También se está investigando en la eficacia de determinados análisis de sangre o heces, aunque en este caso todavía disponemos sólo de resultados preliminares y no aplicables a la práctica clínica habitual.


¿Existen hábitos que permitan reducir el riesgo de cáncer de colon?

No existe un modo de eliminar por completo el riesgo de desarrollar cáncer de colon, de ahí que se plantee la utilidad de realizar programas preventivos. Sin embargo, algunos consejos que parecen ser útiles para reducir este riesgo son:

  • Seguir una dieta rica en fibra: frutas, verduras, cereales.
  • Evitar las dietas basadas en alimentos ricos en grasas, especialmente grasas saturadas.
  • Tomar alimentos ricos en calcio.
  • Realizar ejercicio físico regularmente.

Se está investigando la utilidad de algunos fármacos en la prevención del cáncer de colon, aunque no existen todavía resultados definitivos.

Documento avalado por:
Clínica Universitaria. Universidad de Navarra

Información relacionada

Evitar el estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. Podemos entenderlo como una sobrecarga para el individuo, que depende tanto de las demandas de la situación  como de los recursos con los que cuenta el individuo para afrontar dicha situación.

Trastornos más frecuentes de la alimentación en la edad escolar

En esta etapa los trastornos que con mas frecuencia podemos observar en la alimentación del niño son el aumento de apetito que se observa en ocasiones en algunos escolares y que si no se controla la ingesta sobretodo en lo que se refiere a la calidad de los alimentos puede ser el origen de una obesidad.

Nutrición y lactancia

Se entiende por lactancia el primer periodo de la vida que comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta única y exclusivamente de la leche materna.

Nutrición y embarazo

En la mujer embarazada y en el período de lactancia existe un cambio en los requerimientos de energía, proteínas, vitaminas y minerales, orientadas al desarrollo fetal óptimo y a la posterior producción de entre 500-700 cm3 leche/día de alto valor energético y de micronutrientes.

Nutrición en la infancia

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos.

Nutrición en la edad escolar

El periodo escolar comienza a los 6 años, momento en el que el niño inicia la escuela, y termina con la aparición de los caracteres sexuales secundarios (comienzo de la pubertad), generalmente hacia los 12 años, aunque este momento puede variar, por alargarse en algunos niños la etapa prepuberal y por las diferencias que existen entre los niños y niñas en cuanto al inicio de la pubertad.

Nutrición en el lactante

El término lactante abarca desde el nacimiento hasta los primeros 12 meses de vida. Es necesario, en este periodo, el aporte adecuado de proteínas, hidratos de carbono, lípidos, minerales, vitaminas y agua para cubrir el mantenimiento de las funciones basales, el gasto energético y la demanda propia de la formación de nuevos tejidos.

Menú tipo para mujeres lactantes

Se entiende por lactancia el primer periodo de la vida, que comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta única y exclusivamente de leche.

Fórmulas infantiles

El término de fórmulas hace referencia a alimentos de origen generalmente lácteo, destinados a los niños recién nacidos y durante los primeros años de vida.

Fisiología del recién nacido

El momento del nacimiento implica en el individuo un cambio profundo y rápido.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: http://www.google.com/intl/es/analytics/privacyoverview.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225