La piel en verano

Fecha actualización: 25/09/2004
Dra. Lydia Montoya Videla
Servicio de Ginecología. Hospital Ramón y Cajal. Madrid
Universidad de Alcalá

La ventaja más segura para exponernos al sol es contar con una piel sana, una adecuada protección antes, durante y después del bronceado, y hacerlo con la convicción y el conocimiento de que los peores enemigos de nuestra piel son los rayos solares, el paso del tiempo y las carencias hormonales (situaciones conocidas como foto envejecimiento; crono envejecimiento y menopausia respectivamente).

La apariencia de la piel causa en los demás un primer impacto determinante. Es un espejo, el marcador biológico más cierto e indiscreto que refleja la edad. Cada mujer debe conocer su piel y los condicionantes negativos que a lo largo de la vida actúan sobre ella. El envejecimiento, por ejemplo, es un proceso dinámico e irreversible. Es el deterioro cronológico, lo que el tiempo va dejando en nosotras y particularmente en la piel. Es un hecho interior involutivo, que aumenta con la edad. El tiempo produce cambios demostrables en la piel. Son modificaciones histológicas (es decir, del tejido que forma la piel) y fisiológicas (de la función del propio órgano cutáneo).

Con el paso del tiempo la piel se altera: se modifica el grosor, el recambio celular, se pierde el poder de termorregulación (regula mal la temperatura, una de sus principales funciones) y se modifica el proceso normal de la cicatrización. Cambia la respuesta inmunológica, la capacidad de defensa. Se modifica la percepción sensorial, y las glándulas sebáceas y sudoríparas alteran también sus secreciones normales. Hacia los 30 años se inicia el adelgazamiento y atrofia cutánea, que es máxima después de la década de los 50 años. En esta edad la renovación de la piel es muy lenta mostrando una marcada pérdida de elasticidad.

Exige los máximos cuidados:

  • limpieza
  • exfoliación
  • hidratación
  • nutrición
  • fortalecimiento
  • protección de agentes internos y externos

Si ahora hacemos una referencia a la menopausia (último período menstrual) y al climaterio (período de 25 años que se extiende desde la última regla hasta los 65 años) vemos que la mujer entra en un estado de carencias hormonales. Los estrógenos segregados por los ovarios se pierden entrando en estado de pérdida, situación negativa para la piel. La piel es un órgano diana para los estrógenos. Éstos influyen positivamente sobre ella regulando su grosor, la distribución de la grasa y su tersura. Además, aumentan el aporte sanguíneo y la cantidad e hidratación del colágeno.

Está demostrado que el tabaco es un elemento tóxico para la piel: produce adelgazamiento, arrugas generales y alrededor de los labios, envejecimiento más acelerado, así como pérdida de brillo y color. El consumo prolongado y excesivo de alcohol es también negativo para la salud de la piel. La fotoexposición produce fotoenvejecimiento: el sol deteriora la piel. Produce arrugas, manchas pigmentadas, atrofia, dilataciones vasculares (llamadas telangectasias), sequedad y muchas otras lesiones. Además, a largo plazo el sol puede ser responsable del carcinoma cutáneo llamado basocelular.

Información relacionada

Evitar el estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. Podemos entenderlo como una sobrecarga para el individuo, que depende tanto de las demandas de la situación  como de los recursos con los que cuenta el individuo para afrontar dicha situación.

Tratar la psoriasis

La psoriasis no tiene cura, es una enfermedad crónica o de larga duración. Sin embargo, además de mantener una dieta sana, hacer ejercicio y dejar de fumar, hay un amplio número de tratamientos eficaces para mantenerla controlada

¿Qué es la psoriasis?

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que se caracteriza por zonas de piel engrosadas y escamosas de color rojo que se denominan con el nombre de placas

Cómo cuidar tu mente

Mantener la mente activa en la vida cotidiana prepara al cerebro para contrarrestar los efectos del envejecimiento y poder hacer frente a su posible deterioro.

Las caras del estrés

El estrés, según el Diccionario de la Lengua Española, es un término exclusivamente médico definido como la situación de un individuo o de alguno de sus órganos o aparatos que, por exigir de ellos un rendimiento superior al normal, los pone en riesgo próximo de enfermar.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2019 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2020.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694