¿Qué hacer ante las molestias de estómago?

Fecha actualización: 10/01/2005

Dr. Ramón Angós Musgo
Especialista en Digestivo
Consultor. Servicio de Digestivo
CLINICA UNIVERSITARIA DE NAVARRA

Introducción

El estómago es un órgano importante que puede padecer múltiples enfermedades, unas más leves, como la gastritis y la úlcera, y otras más graves, como el cáncer y las úlceras sangrantes o perforadas, que pueden poner en riesgo la vida del paciente. La zona donde se localiza el estómago, conocida habitualmente como "boca del estómago" (médicamente se denomina epigastrio) es un área en la que con frecuencia se focalizan los síntomas abdominales más comunes: dolor agudo o crónico relacionado o no con la ingesta, náuseas, pesadez, distensión abdominal, etc. Y en un gran número de ocasiones estos síntomas no se relacionan con ninguna alteración orgánica sino con una alteración en el funcionamiento de los órganos relacionados con la digestión, lo cual se denomina dispepsia funcional.

¿Cuáles son los síntomas?

Probablemente el síntoma que con mayor frecuencia presentan las personas que tienen problemas gástricos es el dolor. Las características de éste: localización, intensidad, irradiación a otras zonas, momento de aparición durante el día, relación con la ingesta, factores que lo incrementan o lo calman, síntomas acompañantes, etc., etc., nos podrán orientar hacia el origen de dicho dolor y nos indicarán la conveniencia o no de consultar con nuestro médico. Un dato esencial es la edad: por encima de los 40-45 años es más frecuente encontrar enfermedades orgánicas graves, por lo que dicha edad marca como una barrera a la hora de que el médico pida exploraciones específicas para estudiar con mayor profundidad a cada paciente y descarte la existencia de procesos serios.

Cuando el dolor se acompaña de pesadez, distensión abdominal con flatulencia, se alivia al defecar o se asocia con estreñimiento o diarrea alternantes y es intermitente o alterna con días o semanas sin molestias, es muy probable que su origen sea funcional (dispepsia funcional) y esté en relación con un estómago con poco tono (hipotonía gástrica) o que se vacía lentamente, con un transito intestinal lento, etc. Con frecuencia esta dispepsia funcional se asocia con una alteración en el funcionamiento del intestino grueso o colon llamado síndrome del intestino irritable.

Pero cuando el dolor nos despierta por la noche, se prolonga de forma mantenida durante semanas o meses y se acompaña de vómitos, náuseas y pérdida de peso con deterioro del estado general (cansancio, decaimiento,...) probablemente nos encontremos ante enfermedades orgánicas y es muy conveniente consultar cuanto antes. Probablemente, y dependiendo de los síntomas y en los mayores de 40-45 años, seremos estudiados mediante diferentes métodos diagnósticos: análisis de sangre, orina y heces (estudio de sangre oculta), radiografías de tórax y abdomen, ecografía abdominal o tomografía computarizada (TC o Scanner) y endoscopia (gastroscopia y/o colonoscopia) o estudios radiológicos con contraste (tránsito esófago-gastro-intestinal y/o enema opaco).

Por desgracia, los síntomas no son muy específicos a la hora de apoyar un diagnóstico u otro, por lo que deben basarse en la realización de las pruebas diagnósticas arriba indicadas para confirmar si se trata de patología orgánica o funcional.

  • Síntomas de gastritis, úlcera gástrica y cáncer gástrico que son indiferenciables e incluyen cualquiera o ninguno de los siguientes:
    • Sensación de plenitud durante o al final de la ingesta.
    • Sensación de distensión abdominal tras la ingesta.
    • Dolor en la parte superior del abdomen.
    • Náuseas.
  • Datos que apoyan el diagnóstico de úlcera duodenal.
    • Datos fuertes
      • Dolor en el epigastrio señalado con el dedo
      • Aparición nocturna de dolor
      • Antecedentes familiares de úlcera
      • Tabaquismo
      • Toma de AINES (antiinflamatorios no esteroideos)
      • Periodicidad del dolor (semanas o meses con dolor y otros sin dolor)
      • Similitud con otros episodios de úlcera diagnosticados por endoscopia
    • Datos débiles
      • Alivio del dolor con antiácidos o inhibidores de la secreción.
      • Dolor mal localizado en el abdomen superior
      • Nauseas o vómitos ocasionales

Cuando una persona previamente sana o con antecedentes de úlcera gastro-duodenal presenta vómitos con sangre roja o con coágulos negros (vómitos en posos de café) u observa que las heces son negras (melenas), debe acudir sin demora a su médico o a un centro sanitario porque éstos son signos de que se ha producido una hemorragia digestiva alta por alguna lesión localizada en esófago, estómago o duodeno. Ante este hecho, dependiendo del estado del paciente (tensión arterial, pulso, estado de conciencia, sudoración,...) y de los antecedentes personales (enfermedades asociadas, tratamiento farmacológico, etc.), el médico valorará la conveniencia de realizar una gastroscopia urgente. Esta podrá servir tanto para diagnosticar la causa y origen de la hemorragia como para tratarla, si fuese necesario, ya que mediante esta técnica se pueden emplear diferentes métodos para detener la hemorragia (inyección de diversas sustancias, colocación de bandas elásticas o clips,, electrocoagulación, etc.).

¿Cómo se puede llegar a un diagnóstico?

Existen procesos agudos de fácil diagnóstico, como son las gastroenteritis por toxinfecciones alimentarias, las intoxicaciones etílicas o los abusos en la ingesta (grandes comilonas), que si ceden en poco tiempo con medidas convencionales (reposo, dieta suave a base de líquidos o purés, antiácidos, rehidratación, etc.) no requerirán la asistencia sanitaria. Pero si estos cuadros, sobretodo las toxinfecciones alimentarias, no ceden en 1-2 días con las medidas antes indicadas y los vómitos no ceden, deberá acudirse a un centro hospitalario para recibir tratamiento intravenoso encaminado a evitar las complicaciones secundarias a la deshidratación. Estas medidas deberán tomarse con mayor rapidez en los niños, ancianos y pacientes con procesos crónicos (insuficiencias cardiaca, respiratoria o renal, inmunodeprimidos, etc.) por tener mayor riesgo de sufrir complicaciones más graves.

¿Qué puede hacer para aliviar estas molestias?

La dieta juega un papel relativo en las patologías gástricas. Se ha comprobado que el tipo de dieta no juega un papel importante en el origen de las úlceras gastro-duodenales o la gastritis. Tampoco a la hora de su curación la dieta influirá en que aquella sea más rápida o más lenta. Donde sí influye es en los síntomas que un tipo u otro de dieta puede producir en estos pacientes. Todo lo que sean alimentos fuertes y excitantes (picantes, especias, café), grasas y comidas muy copiosas y condimentadas producirán un empeoramiento de los síntomas y su prolongación en el tiempo.

En general, el tabaco es un gran enemigo del estómago sano y mucho más del estómago enfermo o sensible, pues provoca abundantes efectos nocivos que inducen la aparición y la falta de curación de la mayor parte de las enfermedades gástricas: úlceras, gastritis, cáncer y dispepsia. Efectos nocivos del tabaco a nivel gástrico:

  • Aumenta la secreción de ácido
  • Disminuye la secreción de bicarbonato
  • Disminuye la secreción de moco
  • Disminuye la secreción de prostaglandinas
  • Disminuye el flujo sanguíneo da la mucosa gástrica

Señalar finalmente que los AINEs son fármacos muy utilizados, sobretodo en pacientes mayores con problemas reumáticos, en los cuales con frecuencia pueden producir lesiones gástricas, que pueden ir desde las simples erosiones superficiales hasta las úlceras profundas y múltiples, frecuentemente con sangrado que puede ser grave dada la edad avanzada y las patologías asociadas. Por ello es aconsejable que, en general, y sobretodo los sujetos de edad avanzada, cuando tengan que tomar AINEs, aunque sea durante cortos periodos de tiempo y con más razón cuando sean periodos largos, lo hagan protegiéndose el estómago tomando inhibidores de la secreción ácida (omeprazol o ranitidina) para evitar el desarrollo de lesiones y complicaciones gástricas.

Documento avalado por:
Clínica Universitaria. Universidad de Navarra

Información relacionada

Evitar el estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. Podemos entenderlo como una sobrecarga para el individuo, que depende tanto de las demandas de la situación  como de los recursos con los que cuenta el individuo para afrontar dicha situación.

Posición lateral de seguridad

La posición lateral de seguridad o de recuperación se usa en caso de que el paciente se halle inconsciente con presencia de respiración y pulso.

Reanimación cardiopulmonar

La reanimación cardiopulmonar es el conjunto de maniobras que se realizan para asegurar el aporte de sangre oxigenada al cerebro. Es fundamental que se realice de una manera rápida, exacta y eficaz.

Cuidados después de cirugía de la mama y de la axila

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer.

Consejos para aliviar el reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico describe el paso de contenido desde el estómago al esófago.

Consejos para un paciente crónico encamado

Son zonas que hay que cuidar y vigilar, ya que ante casos de inmovilidad pueden aparecer úlceras por decúbito, si la presión en esas zonas es prolongada.

Trastornos más frecuentes de la alimentación en la edad escolar

En esta etapa los trastornos que con mas frecuencia podemos observar en la alimentación del niño son el aumento de apetito que se observa en ocasiones en algunos escolares y que si no se controla la ingesta sobretodo en lo que se refiere a la calidad de los alimentos puede ser el origen de una obesidad.

Nutrición y lactancia

Se entiende por lactancia el primer periodo de la vida que comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta única y exclusivamente de la leche materna.

Nutrición y embarazo

En la mujer embarazada y en el período de lactancia existe un cambio en los requerimientos de energía, proteínas, vitaminas y minerales, orientadas al desarrollo fetal óptimo y a la posterior producción de entre 500-700 cm3 leche/día de alto valor energético y de micronutrientes.

Nutrición en la infancia

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694