Consejos para un paciente crónico encamado

Fecha actualización: 05/07/2005

Leticia San Martín Rodriguez
Enfermera
Clínica Universitaria de Navarra

Prominencias óseas

Son zonas que hay que cuidar y vigilar, ya que ante casos de inmovilidad pueden aparecer úlceras por decúbito, si la presión en esas zonas es prolongada.
El enfermo puede estar en tres posiciones distintas: en posición supina (tumbado bocarriba) en posición lateral o sentado. Dependiendo de la posición que adopte las zonas que hay que vigilar son distintas.

Posición Supina

  1. Parte posterior de la cabeza
  2. Codos
  3. Escapulas u omoplatos
  4. Sacro
  5. Talones

Posición Supina

Posición Lateral

  1. Lateral de la cabeza y oreja
  2. Hombro
  3. Cadera
  4. Laterales de las rodillas
  5. Maleolos (zona interna y externa del tobillo)

posicion lateral

Sentado en la cama

  1. Columna
  2. Sacro
  3. Talones

posicion sentado

Cambios posturales

Las personas normales cambian de postura en respuesta a la presión que sienten en las zonas de apoyo. Sin embargo las personas que no sienten esta presión o que no se mueven, pueden sufrir alteraciones musculares o en la piel (úlceras por decúbito).

Para evitar esto es conveniente cambiar de postura al enfermo cada 2 horas aproximadamente, cuando este permanezca en la cama. Se puede alternar la posición supina con las posiciones laterales (derecha e izquierda).

Posición supina

Colocar una almohada para que quede apoyada la cabeza (o que la cabeza se apoye directamente en el colchón). No es conveniente poner muchas almohadas porque puede producirse una contractura por excesiva flexión del cuello.
posturales 1: imagen del texto explicativo

Es opcional el colocar dos almohadas en la parte externa de los muslos para evitar la rotación externa de las piernas.
posturales 2: imagen del texto explicativo

Es aconsejable una almohada blanda y delgada debajo de las pantorrillas para que el peso de las piernas no descanse sobre un punto en concreto y para que las rodillas queden ligeramente flexionadas.

A modo de “tope” se puede colocar una almohada que evite la extensión excesiva de los pies.
posturales 3: imagen del texto explicativo

Posición Lateral

Colocar una almohada bajo la cabeza, para que la cabeza y el tronco queden alineados.

Separar un poco del tronco el brazo que queda debajo, para evitar que el peso del cuerpo recaiga sobre este brazo.

El brazo que queda encima debe estar algo flexionado y descansando sobre una almohada, para que la zona del pecho quede liberada de presión.
posturales 4: imagen del texto explicativo

Colocar una almohada entre las dos piernas para evitar el roce y flexionar ligeramente la pierna que queda encima.
posturales 5: imagen del texto explicativo

Puede ser necesario colocar una almohada en la espalda para que el tronco no caiga hacia atrás.

Documento avalado por:
Clínica Universitaria. Universidad de Navarra

Información relacionada

Evitar el estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. Podemos entenderlo como una sobrecarga para el individuo, que depende tanto de las demandas de la situación  como de los recursos con los que cuenta el individuo para afrontar dicha situación.

Posición lateral de seguridad

La posición lateral de seguridad o de recuperación se usa en caso de que el paciente se halle inconsciente con presencia de respiración y pulso.

Reanimación cardiopulmonar

La reanimación cardiopulmonar es el conjunto de maniobras que se realizan para asegurar el aporte de sangre oxigenada al cerebro. Es fundamental que se realice de una manera rápida, exacta y eficaz.

Cuidados después de cirugía de la mama y de la axila

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer.

Consejos para aliviar el reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico describe el paso de contenido desde el estómago al esófago.

Trastornos más frecuentes de la alimentación en la edad escolar

En esta etapa los trastornos que con mas frecuencia podemos observar en la alimentación del niño son el aumento de apetito que se observa en ocasiones en algunos escolares y que si no se controla la ingesta sobretodo en lo que se refiere a la calidad de los alimentos puede ser el origen de una obesidad.

Nutrición y lactancia

Se entiende por lactancia el primer periodo de la vida que comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta única y exclusivamente de la leche materna.

Nutrición y embarazo

En la mujer embarazada y en el período de lactancia existe un cambio en los requerimientos de energía, proteínas, vitaminas y minerales, orientadas al desarrollo fetal óptimo y a la posterior producción de entre 500-700 cm3 leche/día de alto valor energético y de micronutrientes.

Nutrición en la infancia

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos.

Nutrición en la edad escolar

El periodo escolar comienza a los 6 años, momento en el que el niño inicia la escuela, y termina con la aparición de los caracteres sexuales secundarios (comienzo de la pubertad), generalmente hacia los 12 años, aunque este momento puede variar, por alargarse en algunos niños la etapa prepuberal y por las diferencias que existen entre los niños y niñas en cuanto al inicio de la pubertad.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694