Las caras del estrés

Fecha actualización: 25/03/2004
Dra. Dolores Crespo Hérva
Servicio de Psiquiatría
Hospital Ramón y Cajal.
Madrid
Profesora asociada de la Universidad de Alcalá y vicesecretaria y secretaria general en funciones del Ilustre Colegio de Médicos de Madrid, nos descubre las distintas caras del estrés, una enfermedad que cada día afecta a más personas en nuestro país.

El estrés, según el Diccionario de la Lengua Española, es un término exclusivamente médico definido como la situación de un individuo o de alguno de sus órganos o aparatos que, por exigir de ellos un rendimiento superior al normal, los pone en riesgo próximo de enfermar.

En 1936 Hans Selye utiliza el término estrés para designar la respuesta inespecífica producida por estímulos negativos excesivos y que denominó “Síndrome General de Adaptación”. Esta respuesta está constituida por tres fases: una de alarma, otra de adaptación y otra de agotamiento. En esta última se produce una pérdida de los mecanismos adaptativos acompañándose de síntomas de ansiedad.

Hay algunos rasgos de personalidad que nos facilitan la adaptación a las presiones externas, como son por ejemplo la valoración positiva que se tenga de uno mismo, la sensación de que controlamos nuestro entorno, el talante sociable y comunicativo y la disposición optimista. Sin embargo, hay una serie de circunstancias ajenas a la personalidad que pueden provocar una situación de estrés en un individuo.

Son los factores estresantes

  • Factores psicosociales:
    • Conyugales (compromiso matrimonial, desavenencias, separación, muerte)
    • Paternidad (ser padres, enfermedad de los hijos, relaciones difíciles con los hijos)
    • Relaciones interpersonales
  • Factores estresantes sociales: modelos de conducta, infancia y personalidad.
  • Factores de la propia persona: metas y retos, personalidad tendente al estrés.
  • Factores del medio ambiente: habituales de la vida, extraordinarios, no previsibles o catastróficos, inducidos socialmente, y enfermedades crónicas.

Ante una situación de estrés surge un proceso de superación. La naturaleza del proceso de enfrentamiento es lo que determina la aparición e importancia de la enfermedad.

¿Cómo aprendemos a enfrentarnos con los problemas del estrés?

A lo largo de la vida aprendemos de una forma involuntaria, imitando los modelos de adaptación.

En todas las definiciones de estrés se pone de manifiesto el interés por estudiar el proceso de la interacción de la persona con su entorno emocional significativo: cuando las demandas superan o son superiores a las capacidades adaptativas del individuo, se producen alteraciones psicológicas y biológicas que aumentan el riesgo de enfermar. Si la persona consigue superar la adaptación, este esfuerzo mejora sus parámetros biológicos y aumenta su bienestar.

El término estrés puede entenderse como un proceso dinámico, complejo, desencadenado por la percepción de amenaza para la integridad de la persona y para la calidad de sus relaciones. Dicho proceso tiene como objeto recuperar el equilibrio homeostático perdido, posibilitar el desarrollo de la competencia individual y mejorar la calidad de la adaptación al medio.

Cuando las situaciones estresantes no se logran solucionar de una manera eficaz, se produce una amenaza a la pérdida del control personal, con la aparición de miedo o angustia, que actúan como señales de alarma. También aparecen alteraciones del comportamiento que persiguen controlar de forma disfuncional la reacción producida.

¿Cómo responde la persona al estrés?

La respuesta depende de si los acontecimientos vitales, que pueden ser deseados o no, son controlados o escapan a su control. También depende de las influencias positivas en los primeros años de la vida -se denominan activos biográficos- y fortalecen la capacidad de tolerar el estrés en la vida posterior. Por el contrario, los negativos se denominan pasivos biográficos y debilitan la capacidad del individuo para adaptarse a las vicisitudes.

Hay contradicción sobre si los apoyos sociales y las experiencias previas sensibilizan o no. Sin embargo, las defensas psicológicas del individuo, los mecanismos de negación, de desplazamiento, de represión, de aislamiento o de formaciones reactivas, juegan un papel negativo.

La respuesta del organismo se caracteriza por un fenómeno de lucha o huída en la que se activa el sistema nervioso simpático y la médula suprarrenal, el corazón aumenta sus latidos, aumenta la tensión arterial y se tensan los músculos. La glándula suprarrenal se activa cuando una persona se enfrenta a exigencias de un nuevo reto vital del que no se siente seguro.

Cómo se maneja el estrés de forma preventiva y terapéutica

  1. Las personas deben poseer los recursos necesarios para enfrentarse a una tarea.
  2. Es fundamental que la persona crea en su propia capacidad para cumplir una tarea.
  3. Que la persona tenga la motivación suficiente para desarrollar el esfuerzo y cumplir dicha tarea.

El plan de actuación consistiría en realizar con el afectado un programa de entrenamiento a situaciones de estrés, porque concienciando sobre los recursos de control, se incrementa la sensación de dominio y auto-eficiencia.

Normas generales para ayudar a disminuir la morbilidad originada por los cambios

  1. Conocer a fondo los hechos de la vida y el grado de cambio personal que requieren.
  2. Con la práctica la persona puede llegar a conocer el momento en que ha ocurrido un hecho vital
  3. Reflexionar sobre el significado del hecho y tratar de identificar algunos de los sentimientos que surgen
  4. Reflexionar sobre diferentes formas de ajustarse a los hechos
  5. Dedicar algún tiempo a la toma de decisiones
  6. Cuando sea posible, anticipar los cambios de la vida y planear su solución
  7. Tratar de ejercer control sobre uno mismo
  8. Considerar una tarea como una parte de la vida diaria, como un logro, no como un punto final
  9. Cuanto mayor sea el grado de cambio de una persona, mayor probabilidad tendrá de enfermar

Prevención

Debería aplicarse en personas con ansiedad al hablar, en aquellos que no controlan la rabia o la cólera, en los que padecen ansiedad interpersonal o en casos de alcoholismo. También en víctimas de violaciones, en casos de post-aborto, en actos terroristas, en aquellos que sufren acoso moral, en quemados o en pacientes sometidos a cateterismo cardiaco. Ha de aplicarse también en personas que ostentan cargos de gran responsabilidad: directivos, agentes de la fuerza pública, bomberos, médicos de urgencias, psiquiatras, etc.

Fases de la prevención:

  1. Mostrar al paciente la naturaleza del estrés, ofrecerle una teoría de la enfermedad y un esquema de trabajo para su entrenamiento.
  2. Ofrecer recursos de enfrentamiento conductuales y cognitivos, para aumentar su capacitación.
  3. Ofrecer la oportunidad de practicar los recursos relevantes y autoelegidos de enfrentamiento mientras el paciente se expone a los factores estresantes.

Información relacionada

Evitar el estrés

El estrés es la respuesta del cuerpo a condiciones externas que perturban el equilibrio emocional de la persona. Podemos entenderlo como una sobrecarga para el individuo, que depende tanto de las demandas de la situación  como de los recursos con los que cuenta el individuo para afrontar dicha situación.

Posición lateral de seguridad

La posición lateral de seguridad o de recuperación se usa en caso de que el paciente se halle inconsciente con presencia de respiración y pulso.

Reanimación cardiopulmonar

La reanimación cardiopulmonar es el conjunto de maniobras que se realizan para asegurar el aporte de sangre oxigenada al cerebro. Es fundamental que se realice de una manera rápida, exacta y eficaz.

Cuidados después de cirugía de la mama y de la axila

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en la mujer.

Consejos para aliviar el reflujo gastroesofágico

El reflujo gastroesofágico describe el paso de contenido desde el estómago al esófago.

Consejos para un paciente crónico encamado

Son zonas que hay que cuidar y vigilar, ya que ante casos de inmovilidad pueden aparecer úlceras por decúbito, si la presión en esas zonas es prolongada.

Trastornos más frecuentes de la alimentación en la edad escolar

En esta etapa los trastornos que con mas frecuencia podemos observar en la alimentación del niño son el aumento de apetito que se observa en ocasiones en algunos escolares y que si no se controla la ingesta sobretodo en lo que se refiere a la calidad de los alimentos puede ser el origen de una obesidad.

Nutrición y lactancia

Se entiende por lactancia el primer periodo de la vida que comprende varios meses durante los cuales el recién nacido se alimenta única y exclusivamente de la leche materna.

Nutrición y embarazo

En la mujer embarazada y en el período de lactancia existe un cambio en los requerimientos de energía, proteínas, vitaminas y minerales, orientadas al desarrollo fetal óptimo y a la posterior producción de entre 500-700 cm3 leche/día de alto valor energético y de micronutrientes.

Nutrición en la infancia

Las necesidades de la población infantil están condicionadas por la etapa de crecimiento, el desarrollo de los huesos, dientes, músculos, etc. Las necesidades energético-proteicas son elevadas, más elevadas que los adultos.

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694