Tratamiento

La psoriasis es una enfermedad crónica, lo que significa que no se cura. Sin embargo existen tratamientos cuyo objetivo es controlar y conseguir que las lesiones de la piel mejoren o desaparezcan (blanqueamiento) durante el mayor periodo de tiempo posible, con la menor cantidad de efectos secundarios.

El tratamiento dependerá del tipo de psoriasis, su gravedad, tus antecedentes médicos y tu estilo de vida.

Tras el diagnóstico de psoriasis, tu dermatólogo podrá optar por uno o varios de los siguientes tratamientos:

Tratamientos tópicos

Son los medicamentos que se aplican directamente sobre la zona afectada de la piel. Suelen ser apropiados para las formas leves y moderadas de psoriasis o para complementar otros tratamientos en las formas de psoriasis moderadas y graves.

PSO-tratamiento

Fototerapia

Con este nombre englobamos los tratamientos que usan la luz ultravioleta tanto natural (solar) como artificial (lámparas fluorescentes especiales). La luz ultravioleta artificial (rayos UVB y UVA), utilizada en la forma adecuada bajo control médico, se puede usar para tratar pacientes con psoriasis moderada y grave. Los rayos UVB se utilizan solos, mientras que los UVA deben usarse junto a la toma de un medicamento llamado psoraleno, que aumenta su eficacia. Este tipo de tratamiento combinado se llama PUVA. El sol, cuyos rayos contienen radiación ultravioleta UVA y UVB, también ayuda a mejorar las lesiones en el 90% de los afectados. Sin embargo, debe tomarse con moderación evitando las quemaduras solares que pueden empeorar la enfermedad.

PSO-tratamiento

Tratamientos sistémicos

Los tratamientos sistémicos son los que se administran por la boca (pastillas, cápsulas, jarabes) o mediante inyecciones en los músculos (intramusculares), en la grasa de la piel (subcutáneas) o en las venas (endovenosas). Los tratamientos sistémicos se suelen prescribir en pacientes con formas moderadas y graves de psoriasis. Pueden agruparse en tratamientos sistémicos clásicos o tradicionales y en biológicos.

Tratamientos sistémicos clásicos

Los medicamentos clásicos frenan de manera global la respuesta errónea del sistema inmunológico y consiguen disminuir la inflamación y la proliferación exagerada de las células de la epidermis.

Tratamientos biológicos

Los tratamientos biológicos se denominan así porque son proteínas, producidas por técnicas de biología molecular. Actúan de forma selectiva bloqueando algunos receptores celulares y algunas quimiocinas (moléculas que intervienen en la inflamación). Así corrigen de forma selectiva sobre la respuesta inmunológica errónea que produce las lesiones de psoriasis.

PSO-tratamiento

Consejos

Cuidarme la piel

La piel de los enfermos con psoriasis está seca y se descama, por lo que es imprescindible aplicarse cremas y lociones hidratantes por lo menos una vez al día. Una buena hidratación disminuye la sensación de sequedad, favorece la eliminación de las escamas y alivia el picor.

Los hábitos higiénicos deben ser los normales en cuanto a frecuencia. Con una vez al día es suficiente para ayudar a eliminar las escamas, más veces podría resecar todavía más la piel. Deben evitarse los geles y jabones de baño demasiado detergentes ya que agraden e irritan la piel al eliminar su manto lipídico natural.

Vestir ropa adecuada

Procura utilizar ropa fabricada con tejidos naturales como el algodón y que no te quede ceñida. Quita las etiquetas de la ropa para evitar el roce continuado con la piel y usa ropa interior sin costuras. Si tienes psoriasis en el cuero cabelludo no uses ropa oscura, evitarás así que las escamas se vean.

PSO-tratamiento

Cuidar mi salud

  • No fumar. Fumar es perjudicial para la salud y empeora el curso de la psoriasis.
  • No beber alcohol. La ingesta de bebidas alcohólicas empeora el curso de la psoriasis y además daña el hígado, lo que imposibilita el uso de tratamientos sistémicos que podrían irte bien para tratar la psoriasis.
  • Comer sano. Seguir una dieta sana y equilibrada te ayudará a mantener tu peso ideal. Se sabe que, si se tiene sobrepeso, la psoriasis evoluciona peor y es más difícil que responda al tratamiento. Una dieta tendente a perder peso y obtener el peso ideal sí puede ser de ayuda. Aunque no se haya identificado ningún alimento que esté directamente relacionado con la aparición o empeoramiento de la psoriasis, si tú has identificado alguno que haga que tu psoriasis empeore es preferible que no lo tomes.
  • Hacer ejercicio con regularidad. La actividad física moderada, como caminar a paso ligero 30 minutos al día, resulta beneficioso, no sólo para tener un buen estado físico y mantener el peso, sino por el efecto positivo sobre el estado anímico y la reducción del estrés.
  • Dormir entre 7 y 9 horas al día. Un descanso adecuado ayuda a conservar la salud y a reducir el estrés, lo cual beneficia el curso de tu enfermedad.

Cuidar mi salud mental

  • Evita en lo posible situaciones personales que tengan efectos psicológicos y emocionales negativos, ya que el estrés, la ansiedad y la depresión inciden de forma negativa en el curso de la psoriasis.
  • Identifica estos factores que te alteran, toma el control de la situación e intenta reducir el estrés mediante técnicas de relajación.
  • Entiende las reacciones de los demás, que pueden sorprenderse con tu enfermedad por temor a algo que no conocen, explícales de qué se trata y dales tiempo para que lo comprendan.
  • Mantén una actitud positiva ante la enfermedad. Tu actitud positiva te ayudará a manejar el estrés, a mantener tu equilibrio emocional, a relacionarte con los demás y marcará la diferencia en la eficacia del tratamiento.

Para mejorar el estado emocional, en ocasiones es suficiente con hablar con otras personas con psoriasis, otras veces hace falta apoyo psicológico, y en algunas ocasiones es necesario tomar medicamentos para la ansiedad o para la depresión. Déjate ayudar.

PSO-tratamiento

MSC 134. Julio 2018

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694