Tratamiento

El tratamiento de la AIJ debe ser integral. Por tanto, necesita tu colaboración activa y la de tu familia junto con el equipo médico completo, pediatra de cabecera, reumatólogo pediátrico, enfermería, y en algunos casos, según sea necesario, oftalmólogo, endocrinólogo, fisioterapeuta infantil, etc...

Los distintos tipos de tratamiento son:

Medicamentos anti inflamatorios

Tratamiento sintomático, para aliviar los brotes de inflamación. Se utilizan en periodos cortos de tiempo para controlar los síntomas pero no cambian el curso de la enfermedad.

Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad

Permiten en muchas ocasiones un buen control de la actividad de la enfermedad y evitan la aparición de nuevos brotes de inflamación. A veces constituyen el tratamiento de base de la enfermedad.

Terapias biológicas

Son tratamientos para reducir la inflamación y controlar la actividad de la enfermedad, así como evitar la progresión a largo plazo de la misma en muchas ocasiones.

AIJ-tratamiento

Consejos

Hay muchas cosas que tú y tu familia podéis hacer por el niño con AIJ y que le ayudarán a llevar una mejor calidad de vida.

Aliméntalo bien

Debe llevar una dieta completa, variada y equilibrada que le proporcione el aporte calórico necesario para su desarrollo. El calcio de la leche ayuda a mantener la fortaleza de los huesos.

Debido a la enfermedad, puede tener temporadas con poco apetito y deberéis ayudarle con suplementos proteicos y vitamínicos.

Si toma corticoides, debe tomar un aporte extra de calcio y vitamina D para evitar la descalcificación de los huesos

Controla su peso

Debe evitarse el sobrepeso ya que sus articulaciones tendrán que soportar más peso del que pueden y los síntomas se agravarán.

A descansar

El niño con AIJ necesita descansar igual que todos los niños, mantener un estilo de vida saludable, con ejercicio regular adaptado a cada momento de su enfermedad y respetando sus horarios y descansos razonables .Todo esto ayudará a tener un mejor control de su enfermedad y a un mejor seguimiento del tratamiento.

Que no falte al cole

Es importante fomentar la motivación del niño para que acuda al colegio. También es importante que informes a los profesores de su situación y estés en contacto con ellos. Es probable que el profesor de gimnasia tenga que adaptar ejercicios a su situación.

Juega con él

Algunos juegos, como modelar con plastilina o dibujar, le ayudarán a mejorar los síntomas.

La importancia del deporte

La natación es uno de los mejores ejercicios. Relaja los músculos y las articulaciones se mueven más fácilmente sin soportar peso sobre ellas.

Los juegos con raqueta y pelota, como el pin-pon, mejoran la movilidad de los brazos y de las manos.

El triciclo y la bicicleta son muy útiles para mantener la movilidad articular sin forzar las articulaciones inflamadas, sobre todo cuando se afectan las caderas y las rodillas y el niño no quiere andar.

Mejor evitar practicar deportes de mayor riesgo o en los que se produzca un mayor impacto sobre las articulaciones, sobre todo al inicio de la enfermedad o hasta que ésta esté bien controlada.

Ejercicio: ayúdalo, motívalo, acompáñalo

El ejercicio ayuda a mantener y mejorar la función articular y la fuerza muscular. El fisioterapeuta comenzará un programa de ejercicios progresivo que en algunas ocasiones o cuando el niño sea muy pequeño puede ser necesario que se continúen en casa.

Hay varias clases de ejercicios:

  • Los pasivos: los que tú u otra persona le ayudáis a realizar. En la fase aguda de la enfermedad y mientras el niño permanece en la cama, puede que necesite realizar un programa de ejercicios pasivos.
  • Los isométricos: consisten en contraer un determinado músculo durante unos segundos, sin mover la articulación inflamada. Se realizan cuando se supera la fase aguda de la enfermedad, para fortalecer los músculos por encima y por debajo de las articulaciones afectadas, así como para desarrollar la musculatura general.
  • Los activos: son los que realiza el propio niño.

Al baño, con agua caliente

El calor húmedo alivia el dolor, la hinchazón y la rigidez de las articulaciones. Un baño de agua caliente por la mañana y por la tarde le vendrá muy bien.

Cuida sus dientes

Los niños con AIJ pueden tener una movilidad limitada de la mandíbula que les dificulte cepillarse los dientes. Habla con el odontólogo, te sugerirá cepillos eléctricos o de fácil uso para mantener sanos los dientes de tu hijo. Ten en cuenta que los medicamentos de la AIJ pueden afectar la salud oral y el desarrollo de los dientes.

Viajando cómodos

  • Ante todo, ligeros. No sobrecargues las articulaciones del niño cargándole con mochilas pesadas.
  • Estirar. Realiza estiramientos periódicos con tu hijo si viajas en coche o en avión.
  • Adelántate. Prepara todos los detalles con tiempo.
  • Lleva la medicación necesaria para todos los días de viaje.
  • Tomároslo con calma. Recuerda que tu hijo necesita más tiempo para descansar.
  • Cuidado con el sol. Recuerda que algunos fármacos incrementan la sensibilidad al sol.
  • Antes de realizar un viaje prolongado o a un destino lejano, consulta tus dudas con su pediatra o reumatólogo.
AIJ-tratamiento

MSC 134. Julio 2018

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694