10/07/2013
sdsadasdasdas

Fumar agrava el envejecimiento de la piel provocado por la exposición al sol

  • La nicotina reduce la producción de estrógenos y altera los niveles de colágeno y elastina. Además, impacta negativamente sobre la cantidad de oxígeno y otros nutrientes esenciales que "alimentan" a la piel
  • Tanto el humo del tabaco como la nicotina afectan directa e indirectamente en la caída del cabello. Además, favorecen la pérdida de vitalidad, una mayor sequedad de la cutícula y la fragilidad de la fibra capilar

Tabaco y solMadrid, 10 de julio de 2013.- Con el inicio del mes de julio comienzan las vacaciones estivales para muchos pero, la ilusión por disfrutar del sol debido a la llegada del verano puede empeorar el aspecto de la piel. De hecho, los expertos advierten de que la radiación ultravioleta constituye el factor más importante en cuanto a la aceleración del envejecimiento cutáneo, debido a la reducción de la producción de melanina, colágeno y elastina. Además, las consecuencias del astro rey son especialmente negativas en la piel de los fumadores, en quienes ya existe un mayor riesgo de presentar los signos de una piel envejecida debido al consumo de tabaco.

Son conocidos los innumerables efectos negativos que el tabaco tiene sobre la salud. A esto, hay que sumarle también el impacto del aire contaminado por humo de tabaco en el aspecto de la piel, y muy especialmente en el caso de las mujeres. Esta mayor sensibilidad de las féminas se debe a que acostumbran a dar caladas más largas, aumentando con ello la entrada de monóxido de carbono, y a que presentan una piel más delicada que la de los varones.

Las consecuencias de la nicotina sobre la dermis se dan en una doble dirección. Por un lado, eleva los niveles de vasopresina (una hormona que estimula la contracción de las fibras musculares), aumentando con ello la presión sanguínea, reduciendo la producción de estrógenos y la absorción de vitamina A y alterando los niveles de colágeno y elastina, de manera que acelera el envejecimiento cutáneo. Por otro lado, al limitar el flujo sanguíneo también impacta negativamente sobre la cantidad de oxígeno y otros nutrientes esenciales que "alimentan" a la piel.

Por todo ello, en 1985 el doctor Douglas Model acuñó como término el “rostro del fumador", aludiendo a las características faciales que delatan a las personas que llevan fumando más de 10 años.1 En ellas se percibe a simple vista que fumar favorece la deshidratación y la atrofia cutánea, resta luminosidad al aportar un tono grisáceo y manchas de color púrpura y contribuye a la aparición de vello y arrugas más marcadas (sobre todo las conocidas como "código de barras" en los labios debido a su contracción para fumar y en el contorno de los ojos como consecuencia de entrecerrarlos repetidamente para evitar la entrada de humo).

Además, en las personas fumadoras se ha detectado una pigmentación amarillenta en dedos, dientes e incluso cabello y también se han apreciado más problemas de cicatrización y alteraciones en la respuesta inflamatoria de la piel.

Efecto del tabaco en el cabello

A medida que las personas envejecen, el cabello tiende a volverse más fino y este proceso se acelera en el caso de los fumadores. Además, tanto la nicotina como el humo del tabaco afectan directa e indirectamente en la caída del cabello según los expertos sanitarios. En este sentido, existen varios estudios que muestran que la calvicie es también una de las consecuencias del tabaquismo ya que las sustancias procedentes del humo que se inhala y que llegan a través de la sangre impiden el correcto funcionamiento del folículo piloso y, por tanto, la formación de nuevo cabello.

Aunque son conocidos los efectos perjudiciales del tabaco en la salud, sin embargo existe un desconocimiento generalizado de los problemas que el tabaquismo puede provocar en la salud capilar. No sólo la caída del cabello es uno de estos problemas, la pérdida de vitalidad, una mayor sequedad de la cutícula y la fragilidad de la fibra capilar, son otras de las consecuencias que produce el tabaco en el cabello.

Referencias

1 Artículo Smoker´s face: an underrated clinical sign, publicado en British Medical Journal. Autor: Dr. Douglas Model (1985).

Más noticias

La enfermería pone en valor su papel de informar y educar a la población sobre vacunas

En la actualidad existe todavía mucho desconocimiento en torno a dos patologías como las enfermedades meningocócica y neumocócica, enfermedades ambas que pueden llegar a revestir gravedad para el paciente.

El fundraising puede convertirse en un complemento en la financiación de proyectos sanitarios

El fundraising está cada vez más integrado en la estrategia de las organizaciones sanitarias y las claves para que estas iniciativas de fundarising tengan éxito pasan por la importancia de la fidelización de los donantes, la transparencia en la transmisión del mensaje y la necesidad de trasladar los proyectos al día a día de la sociedad.

La neumonía causa más muertes al año que los infartos de miocardio

La neumonía puede provocar complicaciones cardiovasculares e, incluso, causa más muertes al año que los infartos de miocardio“, ha comentado el Dr. Antoni Torres, jefe de la Unidad de Cuidados Intensivos Respiratorios del Hospital Clínic de Barcelona.

Actualmente se ha estimado que podrían morir 10 millones de personas en el año 2050, si no se toman las medidas adecuadas

El desarrollo y diseminación de las bacterias multirresistentes (BMR) constituye una amenaza real para la salud pública mundial, reconocida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) o la propia Unión Europea.

Cada día son hospitalizadas 274 personas por neumonía en España

Pese a que la neumonía es la infección que produce un gran número de ingresos hospitalarios, y puede llegar a requerir tratamiento en una Unidad de Cuidados Intensivos, su importancia es con frecuencia subestimada por la población. Por ello, 40 entidades del sector sanitario y Pfizer se suman a la iniciativa del Día Mundial de la Neumonía, que se celebra el 12 de noviembre

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694