Nuestra Historia

Pfizer fue fundada en Brooklyn, Nueva York, por dos primos inmigrantes, Charles Pfizer y Charles Erhart, que compartían el sueño de crear una empresa de fabricación de productos químicos. No se imaginaban que la empresa que fundaron llegaría a desempeñar un papel importante en la lucha contra algunas de las enfermedades más devastadoras de la sociedad. 

Pfizer está orgullosa de haber desarrollado y fabricado algunas de las innovaciones médicas más importantes de los últimos 170 años. Desde nuestros avances para incrementar la capacidad de fabricación, con el fin de producir las grandes cantidades de penicilina necesarias para proteger a los soldados en el campo de batalla durante la Segunda Guerra Mundial, pasando por el desarrollo de vacunas innovadoras que han contribuido a erradicar enfermedades infecciosas devastadoras, hasta la creación de un tratamiento revolucionario para el cáncer de mama que ha prolongado la vida a más de 350.000 mujeres y les ha proporcionado una alta calidad de vida, los medicamentos y vacunas de Pfizer han cambiado las vidas de miles de millones de personas de todo el mundo y han hecho imaginable lo que antes era inimaginable. 

Superar la amenaza de las enfermedades

A pesar de estos avances, sabemos que aún queda mucho por hacer. Las enfermedades, en sus múltiples formas, siguen provocando angustia y sufrimiento a la humanidad y constituyen una carga para nuestras sociedades, como ha puesto de manifiesto la pandemia mundial de la COVID-19. Las enfermedades son un enemigo implacable que debe ser derrotado, ya que demasiados pacientes siguen padeciendo patologías, muchas de las cuales tendremos la oportunidad de prevenir o potencialmente curar en los próximos años. Y aunque se están lanzando nuevos tratamientos a una velocidad récord, el hecho es que muchas personas todavía no tienen un acceso asequible a ellos.