Guía sobre la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Fecha publicación: 01/05/2016
Guía sobre la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

La EPOC: esa gran desconocida.

La ciencia de la comunicación advierte que la verdadera influencia de los medios de comunicación sobre los ciudadanos reside en el poder de atraer nuestra atención “sobre qué pensar” o sobre “qué cosas en el mundo” son importantes para nosotros. ¿Qué temas son relevantes para la opinión pública? Los que inciden en la vida de los ciudadanos, desde los grandes temas políticos que regulan cómo vivimos hasta la información meteorológica que nos ayuda a planear un fin de semana. Pero más allá del interés personal y colectivo, es noticia lo que es nuevo. Y en línea con esta definición fundamental, la prensa se fija en aquellos hechos o datos que resultan más extraños- más fuera de lo común- o más dramáticos –los que fijan la atención del receptor desde la emotividad-.

Las noticias relacionadas con la salud no escapan a estas consideraciones. Un estudio realizado en la Universidad de Columbia por Combs y Slovic corrobora esta afirmación. Este estudio, publicado en 2002, concluye que “las causas de mortalidad percibidas por la ciudadanía no coinciden con las estadísticas reales sino con la frecuencia de aparición en la prensa“.

Lo que aparece publicado en los medios de comunicación ejerce una influencia sobre la percepción de las enfermedades, sus causas y su mortalidad, sobre la opinión pública. Las noticias sobre salud que aparecen en la prensa, que se emiten en radio y televisión, proporcionan conocimientos básicos sobre “enfermedades” a la ciudadanía. El médico, entonces, se pregunta ¿cómo conjugar las cuestiones de salud pública con los procesos de los medios de comunicación?

Los neumólogos y cirujanos torácicos, por ejemplo, queremos trasmitir un mensaje a los millones de lectores y espectadores que conforman la audiencia de los medios españoles: que, por favor, DEJEN DE FUMAR. El 90% de las personas que padecen EPOC es a causa del tabaco. La EPOC es la primera causa de mortalidad prevenible. Para la OMS (Organización Mundial de la Salud), la EPOC es hoy la cuarta causa de mortalidad en el mundo. Esta enfermedad mata cada año al 5% de la población mundial, a más de tres millones de personas. Estos son los aspectos “extraordinarios” y “dramáticos” de la EPOC. Estos son datos reales y de gran impacto periodístico.

Tal y como aseguran Young, Norman y Humphreys en su estudio Medicine in the popular press: the influence of the media on perceptions of disease3: los medios de comunicación juegan un papel crítico en la consideración de temas de interés por parte de la opinión pública, incluidos los relativos a las enfermedades. Respecto a la EPOC el mensaje es claro y sencillo: “fumar es perjudicial para la salud”. Aunque éste ya no es un titular de prensa porque “ya todos parece que lo sabemos”, no es nuevo; pero, “fumar produce EPOC”, sí es nuevo y los números de la EPOC, también son “relativamente” nuevos para la opinión pública española. En España, SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) es la entidad que se ha comprometido con la difusión de esta enfermedad y en este último año, y gracias a este compromiso y a la receptividad de muchos periodistas dedicados a la salud, este esfuerzo ha sido fructífero y hemos podido leer muchos titulares respecto a esta enfermedad.

Desde "La EPOC, una forma lenta de matar" de El País hasta "La EPOC no es sexy" de Vogue, todos los titulares publicados han contribuido quizás a que un ciudadano deje de fumar o acuda a su médico y se diagnostique mediante una técnica tan sencilla y accesible como es la espirometría. Los profesionales de la medicina, cuando nos planteamos que una enfermedad debe ser más conocida sólo nos impulsa un deseo: que si hay una posibilidad de prevenirla, ésta sea ampliamente conocida por la ciudadanía para, en la medida de lo posible, evitarla. Y, cuando se produce, diagnosticarla lo antes posible para poder intervenir precozmente.

Sabemos que la denominación de esta enfermedad, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica y su acrónimo, EPOC, no ayudan a su difusión a través de los medios de comunicación. Pero ésta es sólo una salvedad superable. Como científicos, nuestra responsabilidad es “bautizar” a la enfermedad con un nombre adecuado para la profesión médica. Los periodistas, en su responsabilidad de “explicar” los hechos al ciudadano, pueden “rebautizarlas” para una mejor comprensión. De hecho, neumólogos de prestigio del país, creen que la EPOC debería llamarse tabacosis.

Quizás el cambio en la denominación de la enfermedad contribuiría a su diagnóstico, a su reconocimiento social y a la prevención del tabaquismo. Pero no es lo más importante. Aunque el hecho de que una enfermedad tenga un nombre científico y uno común tampoco debe resultarnos extraño y menos después de haber hablado tanto sobre “el mal de las vacas locas” o encefalopatía espongiforme bovina, y el SARS, también llamado “neumonía asiática” (de la que un ilustre epidemiólogo español decía que “en nuestro país, nunca una epidemia con cero casos, nos había dado tanto trabajo”).

Por el contrario, la EPOC es una enfermedad que puede regalar trágicos titulares en el futuro. Las estimaciones globales de mortalidad actualizadas recientemente sitúan a la EPOC -que era la quinta causa de muerte en 1990- como tercera en 2020. Posteriormente a esta fecha, e incluso asumiendo el escenario más pesimista respecto a la expansión mundial del virus de inmunodeficiencia adquirida humana –SIDA-, la OMS indica que en 2030 será la causa del 7,8% de todas las muertes y representará el 27% de las muertes por el tabaco, siendo sólo superada por el cáncer y las enfermedades cardiovasculares. En España los resultados del estudio EPISCAN permiten estimar que la prevalencia de EPOC en la población de 40 a 80 años es del 10,2% (15,1% en varones y 5,7% en mujeres). En este estudio, cuyos resultados se publicarán en los próximos meses, la presencia de EPOC se asoció de forma significativa con la edad más avanzada y el mayor consumo de tabaco. EPI-SCAN también demuestra que la tasa de infradiagnóstico de la EPOC en España sigue siendo muy elevada.

Estas previsiones un tanto desalentadoras, y el hecho fundamental de que la EPOC es una enfermedad respiratoria prevenible y tratable es lo que nos ha motivado a la publicación del libro que ahora está tus manos. Le agradecemos a Pfizer y Boehringer Ingelheim su iniciativa en el proyecto y su voluntad de ayudarnos en nuestros propósitos de difusión de esta enfermedad neumológica.

Ahora, la EPOC está en tus manos: en tu pluma, en tu voz, en tu imagen, en tu compromiso.

Información relacionada

Guía de estilo: Salud y medios de comunicación. Alzheimer

Esta guía pretende ser una ayuda para los y las profesionales de los medios de comunicación social para tratar con rigor la información relacionada con medicina y salud, sobre todo respecto a cuatro enfermedades de gran impacto social: alzheimer, cáncer, parkinson y SIDA .

Guía de estilo: Salud y medios de comunicación. Cáncer

Esta guía pretende ser una ayuda para los y las profesionales de los medios de comunicación social para tratar con rigor la información relacionada con medicina y salud, sobre todo respecto a cuatro enfermedades de gran impacto social: alzheimer, cáncer, parkinson y SIDA .

Guía de estilo: Salud y medios de comunicación. Parkinson

Esta guía pretende ser una ayuda para los y las profesionales de los medios de comunicación social para tratar con rigor la información relacionada con medicina y salud, sobre todo respecto a cuatro enfermedades de gran impacto social: alzheimer, cáncer, parkinson y SIDA .

Guía de estilo: Salud y medios de comunicación. Sida

Esta guía pretende ser una ayuda para los y las profesionales de los medios de comunicación social para tratar con rigor la información relacionada con medicina y salud, sobre todo respecto a cuatro enfermedades de gran impacto social: alzheimer, cáncer, parkinson y SIDA .

Pfizer: Trabajando juntos por un mundo más sano
La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional sanitario, considerando las características únicas del paciente. Todos los contenidos aquí publicados han sido revisados por procedimiento establecido en Pfizer que incluye revisión médica, de calidad y legal si procede. La información facilitada en este sitio tiene fines publicitarios (para profesionales de la salud) así como fines informativos y educativos sobre innovación y desarrollo en el cuidado de la salud.

Los datos personales de los profesionales sanitarios con los que realicemos transferencias de valor a su favor a partir del día 1 de enero de 2017 aparecerán publicados en nuestra página web a partir del mes de junio del año 2018.

Este sitio web utiliza Google Analytics para analizar las visitas al sitio web y así mejorar sus contenidos. Para más información sobre la política de privacidad de Google Analytics, visite el siguiente enlace: https://www.google.com/analytics/learn/privacy.html

Avda. Europa, 20-B. Parque Empresarial La Moraleja. 28108 Alcobendas. Madrid. España. Tel. +34 91 490 99 00
Pfizer, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al T. 5924 de la sección 8ª del Libro de Sociedades O, Folio 103, Hoja M-96901. N.I.F. B-28/089225
Pfizer GEP, S.L.U. Inscrita en R.M. de Madrid al, T. 20-485 del Libro de Sociedades, Folio 109, Hoja M-362.501, inscripción1ª N.I.F. B-84118694